Los 'falsos positivos' no son nuevos

Entrevista publicada por el Diario del Huila el 30 de enero de 2009, a propósito de la presentación de la tercera edición de la revista "Voces y Silencios" del OBSURDH.

El sacerdote jesuita, licenciado en sociología y defensor de los derechos humanos desde hace 25 años, Javier Giraldo Moreno habló en exclusiva con DIARIO DEL HUILA sobre los llamados 'falsos positivos', una problemática denunciada también en el departamento por el Observatorio Surcolombiano de Derechos Humanos y Violencia, Obsurdh.

 

El padre Giraldo, también coordinador del Banco de Datos del Centro de Investigación y Educación Popular, Cinep, y vicepresidente de la Liga Internacional por los Derechos y la Liberación de los Pueblos, fue invitado por Obsurdh al lanzamiento de la tercera edición de la revista Voces y Silencios, a propósito del alarmante informe sobre 104 presuntos casos de ejecuciones extrajudiciales cometidos por miembros de la Fuerza Pública en el Huila, que han dejado 104 víctimas.

 

DIARIO DEL HUILA: ¿Qué tan grande y grave es este fenómeno de los 'falsos positivos' en las Fuerzas Militares?

 

Pro. Javier Giraldo: Este no es un tema nuevo, es algo viejísimo en Colombia, lo nuevo en esto es como que hemos llegado a un cierto reconocimiento parcial por parte del Gobierno y de las Fuerzas Armadas, finalmente han reconocido que sí había una práctica de falsos positivos y que no era como dicen algunos casos aislados, particulares de una región, sino que era algo muy generalizado, porque en el Banco de Datos del Cinep hemos recibido cantidades de denuncias y testimonios sobre falsos positivos, en estos 21 años.

 

¿Entonces qué ha hecho que ahora salgan a la luz pública?

Colombia desde hace unos años ha estado en la mirada preocupante de la comunidad internacional por la tragedia humanitaria que se vive aquí y que este tema de los falsos positivos les preocupa muchísimo, que venían presionando fuertemente al gobierno para que le pusiera el interés a eso, que investigara, tomara medidas, sancionara responsables, en fin, porque esto era demasiado escandaloso, que los falsos positivos era un tema recurrente desde hace muchos años.

 

¿El de los jóvenes de Soacha es el caso más grave?

Aquí es muy difícil decir que haya un caso más grave que otro porque todos son igualmente graves, esto de los jóvenes de Soacha que se los llevan a trabajar lejos y resultan muertos en combate a los pocos días, fue como un detonante simplemente, pero todo es gravísimo, si uno toma cualquiera de estos casos es demasiado grave.

 

¿Y cómo se supone que se encubre la verdad?

Siempre son ese tipo de historias que ya nos la sabemos de memoria, los matan y luego los hacen pasar como guerrilleros muertos en combate poniéndoles lo que en alguna publicación llamaron 'el kit del falso positivo', que es un arma, un uniforme que a veces ni le sirve a la víctima, le queda grande o pequeña, y algún plegable o volante de algún grupo subversivo, ya eso lo tienen preparado para presentarlo ante los medios de comunicación.

 

Pero ahora se está investigando, ¿cree que habrá justicia en estos casos?

Las investigaciones en este país no funcionan, no han funcionado, en estos veinte años yo la única conclusión que he sacado es que la justicia ha llegado a un colapso ético, a mi me ha tocado poner las denuncias y hacerle seguimiento a casos colectivos por cantidades y realmente uno llega a una decepción total, hay mecanismos de impunidad, infalibles, que no fallan para mantener en la impunidad los casos, entonces yo creo que aquí hay una crisis de justicia de fondo.

 

La Novena Brigada del Ejército desestimó las denuncias de Obsurdh sobre falsos positivos en el Huila, alegando falta de asidero legal

En el comunicado de la Brigada se lanza el argumento de siempre, la verdad está ligada a una decisión judicial, es decir eso es mentira hasta que no haya un fallo judicial que lo confirme, nosotros no aceptamos eso, hemos visto en todos estos años cantidad de fallos judiciales falsos, manipulados, comprados, corruptos, entonces no podemos centrar la verdad en un fallo judicial.

 

Si no es en los organismos de administración de justicia, ¿dónde buscar la verdad?

Nosotros en estos veinte años del Banco de Datos del Cinep, hemos llegado a la conclusión que las fuentes de la verdad están en el entorno de las víctimas. Para nosotros la verdad está más en esas relaciones transparentes, directas con la gente, con quienes se tiene acceso a la verdad de una manera más directa y honesta, en cambio el fallo judicial es un producto de numerosas violencias, del soborno, de la amenaza, de las limitaciones y las trabas, desde el punto de vista ético eso es una suciedad y entonces nosotros no podemos poner en eso la fuente de la verdad.

 

¿El Cinep respalda el trabajo de Obsurdh?

El Observatorio desde que nació ha contado con el acompañamiento y diálogo permanente del Cinep, no es una sucursal porque no las tenemos, la relación con los grupos de DD.HH. no son de dependencia sino de colaboración, solidaridad y apoyo, y con Obsurdh siempre hemos estado en diálogo, intercambiando metodologías, y en ese sentido podemos decir que ellos participan de la metodología de trabajo nuestra.