Trochas de memoria: un paso más hacia la verdad

El Comité de Impulso al Banco de Datos Regional Suroriente Colombiano, se complace en presentar el segundo ejemplar de “Trochas de Memoria” que consigna los casos recolectados durante el 2009 y los seis primeros meses del 2010. La publicación de estos resultados viene a complementar parte de la información de la publicación anterior y los vacíos que se van encontrando en ella. Es un esfuerzo que queremos seguir haciendo, pues cada caso recolectado y complementado es un paso hacia el esclarecimiento de la verdad que requiere todo el tratamiento en justicia. Además, la publicación va mostrando algunos de los sucesos que continúan ocurriendo, como denuncia de las violaciones actuales y sumando, al dolor histórico que reclama un tratamiento humano urgente.

Mensajeras y mensajeros de la verdad y la memoria siguen trochando por el suroriente colombiano, siguiendo indicios de dolores y sufrimientos ocasionados por la crueldad del conflicto armado que va llenando las sabanas y calles de violencia política. Con una sensibilidad grande, con igual capacidad de escucha, se han desafiado las estrategias de terror e impunidad para buscar acceder a la verdad, a la justicia y a la reivindicación de la dignidad humana que pretendieron desconocer y pisotear. Personas afectadas unidas al recorrido han querido gritar su dolor, darlo a conocer, dejar en claro sus reclamos por un familiar asesinado y/o desaparecido.

Aprendizajes del primer ejemplar

Con la primera publicación quisimos provocar a los lectores sobre una realidad que ha continuado saliendo a flote por distintos medios. Aquí en la Región del Suroriente Colombiano algo grave ha venido pasando, algo que ha ido estado inmerso en una oscuridad construida desde el terror estratégicamente ocasionado, que anima al ocultamiento de las responsabilidades y, por tanto, a la impunidad. Queríamos y lo seguimos queriendo, que se noten los vacíos en esta recopilación de casos y se provoque en familiares amigos y conocidos, el dar nombres, fechas, situaciones acaecidas y los presuntos responsables. Una palabra, una información, un dolor expresado en gesto, atreviéndose después de tanto silencio, desafiando el miedo intencionalmente involucrado.
Luego de conocida la publicación se dieron diferentes reacciones, desde los y las indiferentes que quizás guardaron el ejemplar sin echarle una ojeada, hasta quienes encontraron errores de fechas, sitios, situaciones… todo ello, comunicado oportunamente, nos ha ayudado a corregir, a complementar los casos y a acercarnos a la verdad. Otros y otras, al no encontrar los nombres de sus seres queridos en la publicación, los han aportado; muchos de esos nombres aparecen ahora en esta nueva publicación. Poco a poco se va construyendo la verdad y la memoria, de la misma manera, vamos logrando el propósito del Banco de Datos del Suroriente Colombiano.

Merecen nuestro total agradecimiento quienes se dejaron provocar por la primera publicación, recorrieron de forma juiciosa sus páginas y han aportado al acercamiento de la verdad. En muchos casos la publicación se ha convertido en un instrumento que aún se continúa trabajando en varias comunidades que quieren que sea más conocido; además ha permitido que otras personas se vinculen a la caminata histórica por la verdad. Esperamos que esta nueva publicación sea tratada con igual dinámica. Que no se guarde sin ser conocida, que se discuta, que sea corregida y comunicada, trabajada con amor a la verdad, a la memoria, con amor a la paz para que no vuelvan a ocurrir hechos como los que en ella se relatan.

También la gratitud para quienes en medio del dolor y desafiando el miedo nos dan los datos, las circunstancias y los posibles actores responsables que nos permiten acercarnos a la verdad de la Memoria. Quienes han visto sus casos reflejados y han querido complementarlos hasta hacerlos narrativas metidas en un contexto económico, político, que ayudan a entender las dinámicas en las que suceden las violaciones a los derechos humanos. Quienes han convencido a otras personas de entregar su doloroso recuerdo plasmando los nombres, muchos de los cuales se mostrarán en esta publicación.

Qué trae la segunda impresión

Como en la anterior el centro, el corazón de Trochas de Memoria lo conforman los casos que sobre violencia política y violaciones a los derechos humanos se han dado en el Suroriente. Hay dolor expresado, atrevimiento arriesgado y mucho amor en quienes han entregado esta información. Quizás sean casos recortados, con  inconsistencias, con ausencia de datos, pero como un innegable principio de verdad. Esa verdad que nos empeñamos en construir y por la que animamos a quienes desde el amor truncado por sus seres queridos quisieran que por lo menos no se olviden sus nombres y haya alguien que busque reivindicar la memoria de su dignidad.

Otros elementos que integran la publicación sobre las acciones que se dan en el Suroriente y permiten el acercamiento a la verdad y a la memoria son los procesos de construcción integral de la paz en Colombia, análisis realizado por Fernando Sarmiento Santander; la descripción escalofriante de la verdad que empieza a encontrarse a través del análisis de los NN enterrados en los cementerios, la exigencia para avanzar en un tratamiento particular al tema de la desaparición forzada, los mapas que permiten la georreferenciación de los contenidos, las cifras, que como todas sintetizan de manera brusca la totalización de los casos y, finalmente, el testimonio de una persona que amplía de forma narrativa la situación acaecida y la pone más en contexto político y económico, más comprensible en relato y memoria.

Para hacer posible esta publicación es innegable el aporte colectivo de cada una de las organizaciones que conformamos el Comité de Impulso al Banco de Datos. Unas más por su trabajo y compromiso directo con víctimas, otras desde su compromiso solidario construyendo canales para que el trabajo sea efectivo. Esta vez, creemos que haber recorrido ya un camino de varios años ha facilitado tanto la recolección del material publicado como los respaldos y las alianzas que la hacen posible.
El PNUD con sus apuestas por el fortalecimiento de la sociedad civil en el Meta a través del Programa REDES se ha convertido en un aliado ideal, pues ha permitido que las personas afectadas, organizaciones de víctimas y organizaciones solidarias, se fortalezcan y clarifiquen sus apuestas, entre las que podemos contar la del Banco de Datos. Para la presente publicación hemos contado con la participación del Programa de Promoción para la Convivencia, que queriendo escuchar la voz de las víctimas en el Meta y fortalecer sus organizaciones, también hace posible sus apuestas.

Objetivo de la segunda publicación

Esta publicación quiere ser fuente de verdad y servir de memoria. La verdad como construcción desde la versión de quienes han salido afectados(as) se va consignando en casos, hechos, relatos, narrativas. Trochas de la Memoria es un primer paso, elemental, señalador de una acción en donde la justicia puede poner su mirada investigativa, las personas relacionadas deberían poner un poco más de esa memoria de conocidos, de amigos y familiares hasta que el relato pueda entenderse en su contexto y que la persona victimizada pueda conocerse en sus gustos, en sus apuestas, en sus esperanzas y compromisos.

Como con la publicación anterior también se quiere provocar a las personas de las regiones, familiares y relacionados de quienes han sido asesinados, desaparecidos, torturados o violentados(as) en sus derechos y se han venido olvidando de su existencia y consumiendo en la impunidad para que esos nombres y esas verdades vuelvan a escucharse, vuelvan a investigarse y hasta se busque reparar también el daño que se les ha causado. Las acciones del Banco de Datos son consignaciones de memoria sobre las deudas que se tienen con la vida, es un reclamo a los responsables y una alerta a un Estado implicado, inoperante y exigido en la garantía de los derechos, desde su razón de ser.

Con nuevos aliados el camino se hace más suave, con más elementos de memoria exigidos el trabajo se dimensiona enorme, con pocos respaldos económicos logrados la trocha se hace incierta. Subrayamos el valor de Banco de Datos del Suroriente Colombiano como una de las más importantes apuestas por la memoria y la verdad en el territorio. Quienes componemos el comité de impulso estamos convencidos de ello. De seguro este paso requiere otros pasos complementarios, unos respaldos concretos al tema de las víctimas,hasta cuándo? La meta es la verdad, que no se quede en impunidad, que sea una acción reparada y que hayan compromisos seguros de no repetición.

[Ver texto completo]