Proyecto para la documentación de casos de desaparición forzada en el Ariari-Guayabero

El Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Polìtica, Cinep/PPP y la Corporaciòn Orlando Fals Borda, realializaron un estudio sobre un universo de casos de desaparición forzada en la cuenca hidrográfica de los ríos: Guejar, Ariari y Guayabero, en el departamento del Meta y algunos casos en el departamento del Guaviare. En el siguiente informe "caso tipo" Proyecto para la documentación de casos de desaparición forzada en la región del Ariari-Guayabero; se hace un balance preliminar este crímen de lesa humanidad. Este esfuerzo de trabajo conjunto, se inició en 2007 con la Comisión de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario del Bajo Ariari -DHBAJOARIARI-. A Julio 2011, La Unidad Nacional de Justicia y Paz de la Fiscalía General de la Nación, ha ubicado más de 1860 tumbas de cadáveres NN en 5 cementerios municipales: La Macarena, Vistahermosa, Granada, San José del Guaviare y Villavicencio. Los más de mil ochocientos cadáveres, fueron llevados por el Ejército Nacional como "guerrilleros dados de baja en combate", por testimonios de familiares de víctimas y desmovilizados de los grupos paramilitares, por ejemplo alias "Don Mario", se tienen fuertes indicios que allí reposarían los cadáveres de muchos de los desaparecidos documentados en este Caso Tipo. Ver documento completo (pdf)


Inmemoriam YOLANDA CERÓN, las víctimas de la violencia en Colombia julio- diciembre 2010

REVISTA NOCHE Y NIEBLA No. 42
Periodo: Julio - Diciembre 2010

* Contenido

* Presentación: In memoriam YOLANDA CERÓN

* Cifras de la violencia (enero - diciembre 2010 y julio diciembre 2010)

* Compendio de casos documentados durante el periodo.

"ella decía que ningún cristiano ... que ningún ... que ningún bautizado, ¿sí?, era realmente cristiano si no aprendía a defender los derechos de su comunidad. O sea que la verdadera va­loración de uno como ... como cristiano, o como creyente en Dios, se debería identificar en el trabajo con la gente, en el trabajo como comunidad, en la defensa de los derechos, en ... en la valoración de su cultura, en ... en todo ese conglomerado de cosas, ¿no?, que integran la parte identitaria de un pueblo, se puede decir. Y a mí me parece que desde mis inicios con el trabajo catequístico con ella, o sea, las referencias que hacíamos siempre, digamos, tendíamos a llegar a ese punto, ¿no?, de que es una obligación, ¿sí?, de nosotros los cristianos empezar, o sea, poder apoyarnos y, poder valorar nuestra fe en Dios trabajando con la gente y por la gente"

¡Que nadie diga que no pasa nada!

En el mes de junio de 2009 la Diócesis de Tumaco publicó un extenso informe sobre la situación social de toda la costa de Nariño en que se especificaban numerosos casos de muertes, violaciones a los De- rechos Humanos, extorsiones y desplazamientos que azotaron toda esta región de Nariño durante los últimos 12 años, con el fin de que todos los estamentos de nuestra sociedad pudieran tener un conoci- miento suficiente de esta parte de nuestro país y todos pudiéramos cooperar en su transformación.

Nos ha parecido conveniente ir actualizando esta relación y por eso en este año queremos ofrecer nuevos informes de muchos de los acontecimientos que siguen perturbando la paz y la tranquilidad de nuestra región y con ello obstaculizando su desarrollo.

Cada uno de Uds. podrá observar cómo esa paz que tanto anhelamos sigue siendo esquiva para todos los que vivimos en esta costa. Con dolor vemos que los asesinatos, violaciones a los derechos humanos y extorsiones continúan dándose en gran número y la inseguridad se hace cada vez más presente en nuestras poblaciones y veredas.

Hemos de reconocer que las autoridades legítimamente constituidas han redoblado sus esfuerzos para ofrecer seguridad a los habitantes, aumentando su presencia y aplicando las acciones punitivas a los de- lincuentes. Sin embargo estas acciones no resuelven el problema de fondo porque se trata de males que se han radicado profundamente en la sociedad y nuevamente se presentan de una u otra forma desa- fiando muchas veces los controles establecidos y presentándose en nuevas formas delictivas.

Carta de BP Exploration Company (Colombia)

Publicamos a continuación la carta de Orlando Cabrales Segovia, Vicepresidente Jurídico y Representante Legal de BP Exploration Company (Colombia) Ltd. como reconocimiento del derecho que tiene la British Petroleum Company a exponer su propia versión acerca de los acontecimientos referidos en el informe conjunto del Cinep y la Corporación social para la asesoría y capacitación comunitaria, COSPACC, titulado CASANARE: exhumando el genocidio, Cinep, octubre 2009.
La publicación de esta carta, sin embargo, no nos autoriza a desvirtuar la información presentada en el estudio referido, por las mismas razones por las que creemos que el punto de vista de la empresa petrolera es verídico y de buena fe. La aparente contradicción entre la narración de lo acontecido, según los testigos de las localidades y el relato que hace la empresa petrolera sobre un mismo hecho, pone de manifiesto cómo en todos los contextos conflictivos hay, al menos, dos versiones distintas de una misma realidad, según sea la posición en que se encuentra el narrador. Dilucidar de manera definitiva las culpabilidades es un problema de la justicia; las ciencias sociales tan solo pueden ayudar desde su observación cuidadosa. Dar a conocer ambas versiones creemos que es el procedimiento científico.
Esta circunstancia humana de los diferentes puntos de vista acerca de todos los sucesos, sobre todo los más conflictivos, no puede ser mirada como un indicio de mala fe, mientras esta mala fe no quede demostrada. Y la demostración de mala fe requiere de instrumentos jurídicos específicos que superan los métodos científicos convencionales de investigación social, porque conllevan la consideración de la psicología de los involucrados y de los valores diferentes que los actores sociales poseen.
El Cinep garantiza la autenticidad de los testigos que han servido como fuentes de información para el análisis del caso referido, ya que la investigación se hizo con todo el cuidado que requiere indagar entre las víctimas o sus dolientes sobre acontecimientos de vida o muerte.
Lo que sí se puede reconocer, sin perjuicio de la veracidad de las narraciones, es que algunas expresiones de los mismos testigos o de sus comentaristas, tal como han sido publicadas, dejan traslucir juicios personales de valor y sentimientos fuertes acerca de los hechos narrados, que los editores respetan, sin compartirlos, por el valor contextual que ellos le añaden a la narración de los sucesos. Hay autores más prolijos en adjetivos que en sustantivos. En ese sentido, el Cinep no entra a calificar las actuaciones de fuentes a las que ha dado suficiente confianza como tales y, por consiguiente, deja a sus lectores usar de su libertad para optar por la valoración que los distintos autores les merezcan como tales. Es una consecuencia más del respeto por los autores, así como se ha tenido hacia las fuentes y hacia la British Petroleum Company publicando sus propias versiones y sus justos reclamos.

Revista Noche y Niebla No. 41: Enero - Junio 2010

Cementerios e impunidad

El Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política del Cinep/Programa por la Paz presenta la versión digital de la revista Noche y Niebla No. 41, periodo comprendido entre el 1 de enero y el 30 de junio 2010.

En las últimas cuatro décadas han sido registrados centenares de miles de muertes violentas en Colombia, un alto porcentaje de ellas relacionado con la represión oficial y con el conflicto armado interno. Muchos millares de víctimas fueron desaparecidas y muchas otras reportadas como muertas en combate, real o ficticiamente, sin que sus restos hayan sido vistos nunca por sus familiares. Nuestras montañas, caminos y ríos esconden multitud de cadáveres sin nombre.

El pasado 4 de agosto (2010) la Fiscalía informaba que el censo recién emprendido de sepulturas anónimas ya se acercaba a 10.000 estando apenas en sus comienzos la recepción de respuestas de los 1.103 municipios. Hasta ahora se destacan, según la Fiscalía, Mutatá (Antioquia) con 1.500 sepulturas anónimas y Granada (Meta) con 510 (Cfr. El Espectador, 04.08.10, pg. 2).

Distribuir contenido